camu camu

La frontera colombo-peruana se encuentra ubicada en la Amazonía, un espacio geográfico con un ecosistema de bosques tropicales, rico en biodiversidad y con abundantes recursos naturales. La Zona de Integración Fronteriza (ZIF) abarca más de 277.000 km2. Los ríos Amazonas y Putumayo, los más importantes dentro de la compleja red hídrica que caracteriza esta región, además de ser los límites de los dos países, constituyen la única vía de penetración y comunicación permanente. Además, de tales ríos depende el modelo económico de subsistencia que predomina en esta área.

Su población, de más de 600.000 habitantes, pertenece casi en su totalidad a pueblos indígenas. El resto está compuesto principalmente de colonos y mestizos naturales. Esta población se encuentra en su mayoría en situación de pobreza y marginamiento. El aislamiento de los polos de desarrollo, la limitada accesibilidad, las grandes distancias y la dispersión de la población han dificultado, tanto la atención por parte del Estado como el acceso a los mercados y a los bienes de consumo que no se producen a nivel local. Los servicios sociales, como salud y educación, así como los de agua, saneamiento básico y energía tienen muy bajas coberturas. Lo mismo sucede con el acceso a servicios financieros, de transferencia de tecnologías y de conectividad comunicacional. Por lo tanto, los niveles de necesidades básicas insatisfechas son comparativamente más altos que los promedios nacionales. Algunas zonas de esta región de frontera están siendo afectadas por actividades ilícitas, en su mayoría directamente vinculadas con el narcotráfico. Estas actividades constituyen una amenaza para los habitantes y su entorno ambiental.

Desde el establecimiento de una Zona de Integración Fronteriza (ZIF) en 2002, Perú y Colombia han puesto en marcha una agenda de integración fronteriza que ha sido desarrollada y evaluada a través de varias reuniones presidenciales y de gabinete. En 2013, con la formulación del Plan de Desarrollo para esta zona, se creó el marco para el desarrollo de varias actividades de cooperación bilateral a través de la Comisión Binacional para la Zona de Integración Fronteriza (CBZIF), presidida por los Ministros de Relaciones Exteriores de ambos países. El Plan estableció seis objetivos estratégicos relacionados con: el mejoramiento de servicios sociales e infraestructura básica; el desarrollo de una base productiva fundamentada en el uso sostenible de los recursos naturales; el fortalecimiento de la identidad cultural de los pueblos indígenas; la gestión para la conservación y uso sostenible de la diversidad biológica; la mitigación del aislamiento y desarticulación del territorio; y el fortalecimiento de la institucionalidad pública, privada y binacional.

En 2014, en Iquitos, Perú, con ocasión de una reunión de los dos presidentes y del Primer Gabinete Binacional, se hizo una declaración conjunta que condujo a que ese mismo año los respectivos cancilleres suscribieran en Bogotá y Lima el Acuerdo para la implementación del Plan de Desarrollo de la Zona de Integración Fronteriza (PBZIF) entre la República de Colombia y la República del Perú. En 2015, en el Segundo Gabinete Binacional, ambos presidentes firmaron la Declaración de Medellín, en la que, entre otros temas, se acordó la creación del Fondo de Desarrollo de las Zona de Integración Fronterizas, que recibe recursos de ambos gobiernos para financiar lo dispuesto en el PBZIF. En 2016, se crearon 4 grupos de trabajo binacionales: turismo, biodiversidad, pesca y piscicultura y regulación del tránsito transfronterizo. En enero de 2017, en Arequipa y con motivo del Encuentro Presidencial y del Tercer Gabinete Binacional, se definieron Proyectos Estratégicos Nacionales en materia de conectividad (carreteras, puertos, aeropuerto, banda ancha, red hidroviaria, ferry del Amazonas, navegabilidad del río Putumayo) así como de infraestructura básica; y Programas Binacionales, para su financiación con recursos del Fondo de Desarrollo. Estos últimos se refieren a: infraestructura, innovación y sostenibilidad transfronteriza, inclusión social y coexistencia, y fortalecimiento de capacidades. Así por ejemplo, en Caballococha-Leticia se apoyarán proyectos binacionales de cacao nativo de aroma y piscicultura; para el circuito Leticia-Puerto Nariño-Caballococha, se diseñará un plan estratégico para el desarrollo del turismo transfronterizo; se adelantará un proyecto de participación comunitaria en apoyo a la gestión de las zonas protegidas de la ZIF; y se formularán proyectos binacionales de cadenas de valor transfronterizas de cacao, camu-camu, peces amazónicos y manejo forestal sostenible y reforestación, especialmente en las riberas del río Putumayo.

Estas últimas cadenas de valor transfronterizas serán estudiadas en desarrollo del proyecto INNOVACT. Para aquellas que se prioricen, se formularán estrategias, planes de acción y proyectos concretos que puedan implementarse en el corto plazo.